El proceso de liofilización es una técnica que nos permite que las flores no se marchiten y duren toda la vida. En este post os vamos a mostrar en qué consiste este proceso de conservación y como hacer flores liofilizadas paso a paso en vuestro hogar y de forma sencilla.

¿Sabes como hacer flores preservadas en casa? ¿Sabías que puedes liofilizar en casa por ti misma y de forma muy económica? En este artículo te mostramos todo el proceso.

Gracias a esta técnica, podemos llevar a cabo todo tipo de arreglos florales como prendidos de bodacoronas o tocados con plantas completamente naturales pero sin miedo a que pasados unos pocos días se deterioren y se pongan feas. Las flores preservadas y liofilizadas permiten entre otras cosas que los bouquets de novia que con tanto cariño preparamos en nuestro taller sean de larga duración y mantengan la apariencia de flores frescas y recién cortadas muchos años.

Proceso de liofilización de flores explicado paso a paso


Las flores tratadas que utilizamos en nuestro taller han sido elaboradas con máquinas especiales y complejos procesos de conservación cuyo resultado difícilmente se puede replicar de forma artesanal. Sin embargo, existe un procedimiento para conservar flores sin utilizar estos carísimos instrumentos y que puede generar excelentes resultados. Por supuesto, salvando las distancias y teniendo en cuenta que los resultados nunca serán los mismos que se obtienen con maquinaria de tipo profesional.

La liofilización es un proceso muy costoso y se requieren máquinas profesionales. Puedes simular este proceso en tu hogar y obtener buenos resultados siguiendo los consejos y tips que te mostramos en este artículo.

La liofilización no es otra cosa que extraer el agua a las flores pero evitando el deterioro de las mismas, es decir, evitando el efecto de flor seca que obtenemos por ejemplo con la técnica de secado al aire. A continuación os mostramos todos los consejos y técnicas que podéis aplicar desde la comodidad de vuestro hogar para llevar a cabo este proceso.

  1. Uso de la Glicerina o Glicerol: Para llevar a cabo el proceso de liofilización casera de forma artesanal, el producto estrella que realizará la magia sobre nuestras flores será un tipo de alcohol líquido del que hablaremos largo y tendido en este post. Se trata de la glicerina o glicerol. En el artículo que publicamos hace algunas semanas sobre diferentes formas de secar flores os explicábamos que la glicerina es un producto muy utilizado en la industria cosmética y funciona de forma excelente para realizar el secado de las flores manteniendo su apariencia.preparar una mezcla a base de agua y glicerinaComo curiosidad, este producto también se utiliza para todo tipo de remedios caseros e incluso como alimento.Gracias a las propiedades humectantes, el glicerol combate la sequedad pero mantiene la textura, color y apariencia original de las plantas. Dada su versatilidad, la glicerina se puede encontrar en diferentes formatos y tamaños, tanto en establecimientos de belleza, centros de estética, droguerías así como en farmacias o herbolarios.Para llevar a cabo este proceso de forma artesanal, se debe preparar una mezcla a base de agua y glicerina. Utilizar siempre doble cantidad de agua que de glicerina y diluir hasta conseguir una mezcla uniforme. Este producto puede encontrarse en forma aceitosa y más densa o en forma líquida y transparente. Si fuera necesario, se podría calentar la mezcla en un cazo para facilitar la dilución hasta conseguir el líquido homogéneo que buscamos.
  2. Cuando cortar el tallo: Otro aspecto fundamental en la elaboración de flores liofilizadas y a tener muy en cuenta es el estado de la flor antes de ser cortada. Dado que el objetivo es inmortalizar o congelar el momento de máximo esplendor de las flores, es imprescindible cortar el tallo en el momento oportuno. No se debe esperar demasiado para que no se marchite ni cortarla demasiado pronto ya que los pétalos podrían estar todavía cerrados o a medio abrir. Por supuesto, será crucial tener en cuenta el tiempo que pasará desde que cortemos el tallo hasta que se realiza el proceso de liofilización.cortar el tallo de las flores en su máximo esplendorSi una vez cortada la flor se van a esperar varios días antes de llevar a cabo el protocolo, es importante cortar el tallo antes de que los pétalos estén completamente abiertos. De esta forma dejaremos un margen de tiempo para que la flor pueda madurar y llegado el momento de liofilizarla esté en su mejor estado.
  3. Selección de las mejores flores: El proceso de conservación y tratamiento de las flores es delicado, requiere tiempo y mucha paciencia, por lo que todas las flores sometidas a este protocolo deberían ser minuciosamente seleccionadas. Por supuesto, recomendamos excluir aquellas flores cuyos pétalos pudiera estar dañados o descoloridos. Solo así conseguirás liofilizar flores en casa.seleccionar minuciosamente las mejores floresLos tallos se deben cortar con mucho cuidado para no dañar las plantas. Recomendamos el uso de tijeras de podar. Para la correcta conservación, es importante evitar el contacto directo con el sol y los cambios bruscos de temperatura.
  4. Machacar o aplastar el tallo con un martillo: Para mejorar la absorción de las flores, utilizar un martillo y aplastar el mismo a tres o cuatro centímetros del tallo.machacar los tallos con un martillo para garantizar la absorción de glicerolNo os preocupéis por la apariencia ya que una vez finalizado el proceso cortaremos el trozo dañado. De esta forma conseguiremos que la mezcla elaborada a base de glicerina tenga mayor efecto en la flor.
  5. Almacenamiento en recipientes de conservación: Las flores deben ser introducidas en unos recipientes especiales para evitar el contacto con partículas de polvo, bacterias o insectos entre otros. En estos recipientes se introduce una mezcla elaborada a base de glicerol. Aquí es donde la glicerina actúa y realiza el proceso de liofilización. El tallo absorbe poco a poco el compuesto a y este llega a modo de cuenta gotas al bulbo y sus pétalos. La mezcla no debe cubrir toda la flor, únicamente medio tallo. Si el tallo fuera demasiado largo, es posible que el conservante no actué correctamente. En este caso cortar el tallo a 15 centímetros de la flor aproximadamente y utilizar la técnica del martillo para aumentar la recepción y volver a introducir en el recipiente (el corte debe ser en diagonal, así conseguimos una mayor absorción).almacenar las flores en un jarrón o recipienteEn el caso de querer replicar este proceso en vuestro hogar y queráis utilizar elementos reciclados, se pueden introducir las flores en cartones de leche o similares (cajas tipo brick) y monitorizar el estado del glicerol una o dos veces al día para verter más cantidad una vez se haya consumido. Este proceso puede durar hasta una semana aproximadamente. Durante este tiempo, es posible que el tallo cambie de color pero el bulbo y los pétalos deberían mantenerse casi intactos (algunas veces se vuelven un poco más oscuros).
  6. Retirar las flores y realizar la técnica de secado al aire boca abajo: Pasada una semana, retirar las flores del jarrón o bote brick y colgarlas boca abajo en un armario o habitación con poca luz durante varios días.colgar las flores boca abajo para terminar la liofilización floralPasados tres o cuatro días, cortar la parte del tallo que hemos golpeado con el martillo y ya tendremos listas nuestras preciosas flores liofilizadas.

Ahora ya sabes como liofilizar en casa flores de forma económica y en tu hogar. ¿Alguna duda? ¡Déjanos un comentario más abajo!

4.3/5 (19 Reviews)